Nace en 1899 y muere en 1972.

Al igual que Sánchez Lozano, Gregorio Molera, Antonio Carrión Valverde y otros imagineros, José Lozano Roca continúa la tradición imaginera del gran escultor del barroco murciano Francisco Salzillo, por lo tanto es un digno representante de la escuela tradicional de imaginería escultórica murciana.

Sus primeras nociones de dibujo las aprendió como el resto de sus compañeros, en los talleres de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Murcia, teniendo como maestros a pintores tradicionales y costumbristas como Sánchez Pícazo, Sobejano y Seiquer.

Más tarde entró en el taller de Anastasio Martínez, artista polifacético que le enseñaría las técnicas de tallar la madera, la piedra, modelar la escayola y otras especialidades artesanales, que como auténtico maestro artesano que era Anastasio le enseñaría con buen oficio el tallar la piedra y la madera. Trabajó en el citado taller hasta el año 1940, teniendo como compañeros suyos al célebre escultor José Planes y a Clemente Cantos. Allí se encargaba de hacer muchas figuras decorativas y también algunas imágenes que se dedicaban al culto.

Después de la guerra, con la gran demanda de imágenes que había que realizar, debido al saqueo, destrucción y quema de valiosísimas tallas en nuestra contienda civil, permitió que muchos artistas y entre ellos Lozano Roca, se dedicaran a tallar imágenes con destino a numerosos templos de Murcia y provincia.
 
Esto hizo que Lozano Roca se estableciera por su cuenta, en una calle estrecha cerca de la Fábrica de la Pólvora, montando su propio taller. En la mano derecha de la Fábrica, y en el bajo del taller, había una puerta con un cartel con fondo blanco y letra negra que decía: "ESCULTOR", en el primer piso se encontraba la vivienda, con esculturas, cuadros, bustos de barro y otros muchos objetos.

De su matrimonio tuvo dos hijos, Sergio y Pepe, que le ayudaron en el taller.
 
José Lozano Roca comenzó a trabajar a los trece años de edad, modelando el busto de su novia, más tarde su mujer. Para el artista el proceso de materialización de una escultura era la siguiente: primero, es el dibujo; segundo: se modela en arcilla a escala; tercero: se construye después el molde; y cuarto y último de allí sale el modelo ya definitivo.
 
En cuanto a las maderas que más ha utilizado, para sus obras son el pino rojo, y el ciprés español del Canadá. En cuanto a los tableros de madera deben estar pegados los unos con los otros y tienen que estar lo bastante secos para evitar las grietas en los cambios de temperaturas.
En cuanto al estilo Lozano Roca, sigue la escuela de Salzillo, de estilo barroco, con un gran sentido de la expresión

En la década de los años cuarenta despliega un gran sentido de la laboriosidad y honestidad artística en su enorme producción imaginera, ya que el patrimonio artístico murciano había sido muy dañado y deteriorado durante la Guerra Civil, perdiéndose valiosísimas obras de Salzillo, Bussi, Roque López y de otros notables artistas. Entre su obra se encuentran: San Nicolás en Murcia, la Oración del Huerto y la Samaritana de Jumilla, Nuestro Padre Jesús en Beniel, San Lázaro, la Inmaculada y el Sagrado Corazón de Jesús en Alhama, Cristo de la Agonía en Totana, ...


 Obra en Tobarra:

- Nuestro Padre Jesús Nazareno (1939)

- 2 Soldados Romanos, para el Prendimiento (1946)

- Soldado Romano, para el Ecce Homo (1947)