Nuestro Padre Jesús de El Salvador de Cuenca Tiene su origen en el cabildo de San Nicolás de Tolentino, fundado en 1615 en el convento de religiosos de la orden de San Agustín. Dentro de este cabildo, fue fundada en 1645, y en 1707 el proceso de independización respecto a aquél había llegado ya hasta el punto de que desde entonces pasa a denominarse en algunos documentos con el nombre de cabildo de San Nicolás de Tolentino y hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. A finales del siglo XVIII, cuando en toda España se prohiben las procesiones de disciplinantes, promueve un expediente ante el Consejo de Castilla para conseguir que la procesión que ya entonces organizaba el cabildo y la hermandad en la madrugada del Viernes Santo no fuera suprimida por las órdenes reales, para lo cual se ve en la obligación de rehacer sus estatutos y adecuarlos a los nuevos tiempos de la Ilustración.

Su desfile va precedido de las famosas Turbas, original cortejo en el cual se representa, con la ayuda del sonido de los tambores y los clarines, la dura travesía de Cristo hasta la cumbre del Gólgota. Tiene dedicada la imagen del Nazareno la marcha procesional "Nazareno del Alba" del hermano Manuel Millán.

El paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno, aunque en un primer momento de forma incompleta, fue uno de los primeros en incorporarse a la nueva Semana Santa que estaba naciendo en los años siguientes a la Guerra Civil. El Nazareno es obra de Luis Marco Pérez (1941). Fue ya en 1945 cuando se le añade la talla de Simón de Cirene. Responde a la iconografía de Jesús llevando la Cruz sobre el hombro izquierdo, casi erguido, a pesar de que ya el Cirineo sujeta con sus dos manos el otro extremo de la Cruz. Es portada por 30 banceros.

La hermandad cuenta tambiíen con otro paso del mismo autor: Jesús Caido y la Verónica (1945).